La guia de Villa Pueyrredón

Martes 25 Julio 2017

Miércoles, 19 Agosto 2009 10:35

Polémica por irregularidades en obras que siguen adelante Destacado

Escrito por  Pablo Novillo para Clarin.com
Valora este artículo
(0 votos)

PROBLEMAS CON LA CONSTRUCCION
PROBLEMAS CON LA CONSTRUCCION
Son 32 edificios en construcción sobre 14 cuadras de avenida del Carril, en el límite con Agronomía. Denuncian que superan las alturas permitidas y otras faltas. Hubo clausuras y planos modificados.

Son 32 edificios en construcción sobre 14 cuadras de avenida del Carril, en el límite con Agronomía. Denuncian que superan las alturas permitidas y otras faltas. Hubo clausuras y planos modificados.
El auge de la construcción en la Ciudad en los últimos años generó varias quejas contra el avance de las torres. Pero un último caso, en Villa Pueyrredón y Agronomía, abrió una polémica más profunda: en sólo 14 cuadras hay 32 obras, y según los vecinos todas tienen irregularidades. Pero siguen en marcha.

La zona bajo la lupa son las 12 cuadras de avenida Salvador María del Carril entre Campana y Constituyentes, y las dos cuadras de su continuación, La Pampa, entre Constituyentes y Burela. Esta avenida, límite entre Villa Pueyrredón y Agronomía, era una zona de casas bajas, con manzanas irregulares con varios pasajes.

Hasta 2000 allí se permitía levantar hasta tres pisos, pero ese año un cambio en el Código de Planeamiento Urbano modificó el tope. Aquí aparece una primera discusión: los vecinos y fuentes de la Legislatura porteña afirmaron que ahora se autoriza toda la altura que permita cada terreno (lo que en la práctica da unos diez pisos). Pero el director de Registro de Obras y Catastro de la Ciudad (DGROC), Guillermo García Fahler, le dijo a Clarín que la actual codificación, C3II, sí marca un tope, de 24 metros más 7 retirados de la línea de frente (planta baja, siete pisos y un octavo en retiro). Sin embargo, los vecinos aseguran que la mayoría de las obras en marcha superan esa altura.

Ariel Verenni, uno de los integrantes de Salvemos al Barrio, explicó: "Nos empezamos a juntar para evitar el avance de las torres. Pero cuando nos fuimos metiendo observamos algunas irregularidades, tanto que contratamos a un estudio de arquitectos para que revisara las obras y los planos. Primero detectamos que las 24 obras aprobadas tenían irregularidades, y ahora revisamos otras ocho construcciones más recientes, y también encontramos problemas. Es decir que los 32 proyectos que hay en las 14 cuadras muestran irregularidades. Pese a que lo denunciamos ante el Gobierno, las obras siguieron".

Según los vecinos, las irregularidades son de todo tipo, como excesos de la altura permitida, incumplimiento de las medidas de seguridad, balcones y ochavas fuera de regla, y estructuras que no respetan el Código. En otros casos, los planos fueron aprobados para construir oficinas, pero en la realidad las unidades se venden como departamentos. Algunos casos son muy llamativos:

En el 2725 de Salvador María del Carril se está construyendo un edificio en el que, según los vecinos, no se respeta la normativa respecto de tamaños de los departamentos, la escalera, la vivienda del portero y otras cuestiones. Además, le denunciaron a la Ciudad que el profesional a cargo de la obra es el ingeniero Rafael Doméstico, quien figuraría en el Registro de Profesionales Sancionados desde junio del año pasado. Lo llamativo es que esta obra es de la Constructora Del Carril SRL, cuya apoderada es Myrian Elizabeth Picone. Esta mujer es esposa de Sergio Trovato, jefe de la DGROC, el organismo que, precisamente, autoriza la construcción de edificios en la Ciudad. Trovato es, además, el hijo de Genaro Trovato, tesorero de SUTECBA, el gremio más fuerte de los empleados estatales de la Ciudad. En declaraciones al programa CQC, Sergio Trovato aseguró que "si el edificio tiene irregularidades está mal. Mi mujer es mi mujer, yo soy yo".

De acuerdo a las denuncias, los edificios de Del Carril 2117, 2222, 2548 y 2865 tienen como profesional responsable al arquitecto José Bruno Lamenza, que figura como sancionado por ocho años desde el 25 de agosto del año pasado. García Fahler dijo que "los planos fueron registrados antes de la sanción". Pero los vecinos dicen que, por ejemplo, el del 2117 fue aprobado el 18 de marzo último.

¿Qué explicación dio el Gobierno? García Fahler dijo que "todo lo que se aprueba está dentro del Código. Si hay irregularidades, las deben detectar las inspecciones". Esos operativos dependen de la Agencia Gubernamental de Control, que ya hizo seis clausuras y 32 paralizaciones de obras.

Sin embargo, fuentes de la AGC comentaron: "Nosotros solo podemos constatar que lo que se esté construyendo coincida con el plano, no que el plano esté bien. Pero nos pasó de encontrar irregularidades, sancionarlas y que luego aparezcan los constructores con un plano cambiado". García Fahler aclaró que "siempre y cuando se ajuste al Código, los constructores pueden modificar los planos".

Fuente: Clarin.com