La guia de Villa Pueyrredón

Viernes 18 Agosto 2017

Miércoles, 15 Agosto 2012 08:57

Los signos del envejecimiento Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)


El envejecimiento es un proceso natural en todos los seres vivos y nosotros, no estamos exentos. Pero a no desesper! tenemos muchos elementos que nos pueden ayudar a retrasar y combatir los signos del paso del tiempo.

El envejecimiento es un proceso natural en todos los seres vivos y nosotros, los humanos no estamos exentos de ello.  Pero a no desesperarse! Afortunadamente, tenemos muchos elementos que nos pueden ayudar a retrasar y combatir los signos que denotan el irreversible paso del tiempo.

 Veamos qué podemos hacer para que el reloj pase, sin que deje huellas tan notorias en nuestra piel.
Desde que nacemos, vemos que crecemos, maduramos y envejecemos.  El tiempo pasa inexorablemente: los segundos se suman y forman minutos que se vuelven horas, éstas  se transforman en días,  luego en semanas, meses y, finalmente, en años.

Los años que pasan se hacen presentes en nuestro cuerpo, y mucho más notoriamente, en nuestro rostro.  Aparecen las huellas del tiempo que vuela en el calendario y aterriza en nuestra piel…

La piel es uno de los órganos que más evidencia lo que sucede en nuestra salud, en nuestro ánimo y en nuestra vida.  En cuanto Cronos, éste hace lo suyo sobre el órgano más extenso de nuestro cuerpo y deja marcas que podemos atenuar con tratamientos, que pueden ser  en algunos casos más invasivos y en otros, una simple rutina de cuidado y belleza en nuestro hogar.

Para mantener joven nuestro cuerpo y nuestra mente, todos sabemos que es fundamental mantener una alimentación saludablemente variada y balanceada,  beber suficiente cantidad de agua, practicar  actividad física, realizar los controles médicos periódicos, evitar excesos, alejarse del cigarrillo y bajar los niveles de stress(tratando de organizar bien nuestros horarios y  nuestras obligaciones,   manteniendo una sana vida social, buenos vínculos familiares y actividades que nos generen bienestar).

Si hablamos de nuestro rostro, a partir de los 25 años, podemos ir viendo cómo aparecen paulatinamente los signos del envejecimiento cutáneo facial,  que son: líneas de expresión (surco nasogeneano, entrecejo, “patitas de gallo”, etc.), arrugas, textura no uniforme de la piel, pigmentación desigual, falta de luminosidad, poros dilatados, manchas de la edad, sequedad y tirantez, flacidez de la piel,arrugas peribucales, bolsas y ojeras en párpados inferiores, entre otros.

Mucho hemos escuchado sobre tratamientos en base a radiofrecuencia, luz pulsada, láser, peelings, mesoterapia y aplicación de sustancias de relleno, como Bótox, ácido hialurónico, etc.  Tengan presente que todos éstos son muy eficaces siempre y cuandoestén indicados de manera personalizada,  y realizados en consultorios médicos, por profesionales en

Dermatología ó Cirujía Plástica, (y no en “Botoxparties”, como se ha visto en realities por TV).
También, en casa(orientadas siempre por un profesional idóneo) podemos contar con una rutina de belleza muy sencilla y efectiva que, en poco tiempo nos va a permitir ver una piel más luminosa, tersa y mejorada.

Recuerden comenzar su día con una buena limpieza facial (leche de limpieza para cutis graso y preferentemente crema, si notan su cutis más seco), la aplicación de una loción tónica y de un producto hidratante.

Por la noche (luego de la limpieza y la tonificación), utilizaremos los elementos de tratamiento “antiage”, según nuestra edad y estado cutáneo.

Para las manchitas de la piel, podemos elegir cremas con vitamina C, que esdespigmentante y revitalizante, Vitamina E, Provitamina B5 y filtro solar.  Para la sequedad y las líneas de expresión, lo ideal son los crema-geles con ceramidas, ácido hialurónico y vitaminas.  No olviden contar con algún serum para  el contorno de ojos, ya que la piel de esta zona es mucho más fina y sensible que la del resto de nuestro rostro.

También, existen en el mercado, cremas y sueros para contorno de labios, que son voluminizadores y alisantes, con ácido hialurónico, vitamina E y nanósferas de colágeno.

A estos productos podemos agregar, en casos más avanzados que así lo requieran,   otros reconstituyentes, reafirmantes, reparadores, con efecto “lifting”, con Retinol, para cuello, etc, etc, etc.

Lo importante no es comprar todo lo que vemos en las perfumerías, ni lo que nos seduce desde la publicidad. Lo fundamental  es recurrir al consejo de un profesional que evalúe la real necesidad de nuestra piel y nos indique el tratamiento más adecuado para mejorarla.Pocos productos, pero bien utilizados y específicamente indicados para cada caso, nos van a dar seguramente, un  muy buen resultado.

Además de mantener joven nuestra piel, recordemos que el principal signo de envejecimiento aparece en nuestro espíritu y tiene que ver con  la falta de proyectos e ilusiones… Por eso, no hay mejor consejo que mantener vivos nuestros  sueños, nuestra curiosidad y nuestras ganas de vivir,  para vernos y sentirnos  jóvenes por  mucho más tiempo.

Más en esta categoría: Boquitas Pintadas »
Esteticista - Silvina Chappe