La guia de Villa Pueyrredón

Martes 12 Diciembre 2017

Lunes, 23 Agosto 2010 18:54

Mi Nena se perdió detrás del MakeUp Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Las Nenas también quieren divertirse y maquillarse como Mamá
Sample Image
Es bastante habitual  que las màs grandecitas  juguemos  a ser màs chicas (ò màs jóvenes)… y  que las màs pequeñas,   jueguen a ser màs grandes…

Sample ImageEs bastante habitual  que las màs grandecitas  juguemos  a ser màs chicas (ò màs jóvenes)… y  que las màs pequeñas,   jueguen a ser màs grandes…   Asì, vemos a nuestras niñitas con sus pequeños cuerpitos metidos de lleno dentro de nuestro placard, buscando las prendas màs osadas y los tacones màs altos para verse como verdaderas (verdaderas?) adultas en su espejo imaginario,   en el que  sus deseos se reflejan como una juguetona realidad.

Por otra parte, podemos ver muchas boutiques que ofrecen desde sus vidrieras, prendas idénticas a las que usamos las mayorcitas, en diminutos talles  para nuestras “bebès”, al igual que las modernas zapaterìas, que las tientan con  simpáticas sandalias y botitas imitando los modelos que están diseñados para las mujeres adultas.

Boquitas pintadas (y pintarrajeadas), delineados corridos, rubores exagerados…. Todo sea por “parecerse a mamà” o a la modelo de la tele.  Las  aniñadas caritas lavadas, el cabello sin tintes y los vestiditos de florcitas y broderie, dònde quedaron????

Parece que las chiquitas están apuradas por crecer… y la moda las ayuda  avanzando a un ritmo vertiginoso.  Pero a las mamis nos cuesta ver a nuestras bebitas disfrazadas de mujeres fatales… no?  Bueno… a no desesperarse!!!!     Si bien no podemos  ir contra los diseñadores  ni frenar la normal curiosidad de nuestras nenas por investigar el maravilloso mundo de “las grandes”,  sì podemos hacer que nuestro necessaire de maquillaje estè a salvo, no prohibiéndoles el uso de ellos, sino permitiendo, ayudando y enseñando  a nuestras nenas, còmo maquillarse para “esas ocasiones especiales”  en las que deseen lucir como “lindas mujercitas”,  sin dejar de ser niñas y  sin dejar  de ser ellas mismas.

Obviamente, respetando esta hermosa etapa de la niñez  y la belleza natural que sus caritas de por sì tienen,  las madres  podemos   convertir estos primeros pasos por el fascinante mundo del maquillaje,  en  lindos momentos  junto a nuestras hijitas,  donde podamos ser compinches en un divertido juego , teniendo en cuenta algunos tips.

  • Las niñas son bellas naturalmente, asì que la idea no es transformarlas, sino resaltar justamente su propia gracia, dándoles pequeños toques de brillo y color.
  • Siempre nos vamos a asegurar de utilizar make up hipoalergènico.  Evitaremos los que nos faciliten nuestras vecinas, como asì también  los que tiene la abuela (seguramente sin tapas  y algo reseco, ya)  guardados en el cajòn,  desde su añorada juventud…
  • En las pequeñas, vamos a evitar el uso de bases y correctores. En cuanto a las adolescentes, podemos hacer uso de ellos, en los casos en que se requiera tapar alguna imperfección  ò algún inoportuno “granito” que pudiera aparecer , justo antes de la tan esperada fiesta, si el evento reviste tal importancia.
  • Podemos sì, hacer uso de sombras de colores claros, con destellos e iridiscencias,  y no aplicaremos  colores oscuros,  por ser poco apropiados para rostros tan jóvenes.  Evitaremos los delineados y todo trazo que tienda a cambiar las naturales formas de la pequeña.
  • El rubor en tonos rosados y/ò duraznos, es el indicado para toda edad,  y màs aùn en rostros juveniles.
  • Podemos jugar con  labiales en tonos naturales, rosados, y color piel.
  • Podemos usar màscaras de pestañas sin color,  ò si se trata de una nena un poquito màs grande, podemos recurrir a  las de  tonos marrones ò negros, pero siempre sin exagerar en su aplicación.
  • Para finalizar, un poco de brillo labial y algo de fina y destellante purpurina, darán el toque de glam que toda femenil mujer, por  pequeña que sea,  sueña para una ocasión especial.

Como madres, podemos disfrutar mucho viendo y acompañando el crecimiento de  nuestras hijas,  y, aunque para algunas puede resultar algo precoz,  acompañarlas en este juego  ,  al menos cuando las llevamos a un cumpleaños o a cualquier otra fiesta,  puede acercarlas mucho al fascinante mundo de la mujer.
A no tenerle miedo al labial  ni a  la purpurina.  Juguemos y disfrutemos de nuestra  femineidad  con nuestras niñas.   La coquetería es un derecho de todas… también, de las màs chiquitas.

Silvina C. Chappe
Cosmetóloga-maquilladora profesional
Matr.39504