La guia de Villa Pueyrredón

Martes 25 Abril 2017

Jueves, 29 Octubre 2009 08:02

Muchos Productos???... No!, Pocos pero buenos Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Muchos Productos???... No!, Pocos pero buenos
BELLEZA Y SALUD
Sos de las que se tientan y comprás productos ideales, costosos e inaccesibles sólo porque lo sugiere la publicidad???, tenés el toilette repleto de productos que no sabés para qué sirven ni cómo aplicarlos???  Si tu respuesta es "SI", lee este artículo.

Vemos a diario, tanto en la TV, como en los anuncios de vía pública, en los diarios,  las revistas, en los salones de belleza, etc., infinita cantidad de publicidades de productos de belleza, con mensajes y promesas de mágicos resultados que, sabemos, nunca se lograrán…pero necesitamos ó  queremos escuchar.
.
Muchas son las marcas  de  magicremas , que prometen rejuvenecer tu piel y quitarte las arruguitas de toda la vida, en tan sólo 7 días, las lociones que “recuperarán tu abundante cabellera de antaño y cubrirán tu actual calvicie en pocas semanas”,  los geles que aseguran  quitarte los desagradables pocitos de  celulitis (que conviven  con vos desde hace años)  en quince días, los modeladores “invisibles” que te “levantarán  la cola y te quitarán los molestos rollitos  instantáneamente”,   las cremas que te reafirmarán las “lolas” en un abrir y cerrar de caja,   el tecito que asegura  reducir tus medidas tan sólo por  beber una aromática infusión proveniente de China,  los súper aparatos que reafirman que esculpirán  tu  cuerpo, cual competidora de fisicoculturismo,  tan sólo con 3 minutos diarios de uso,  los electrodos que “te dejan el abdomen marcadito como una tablita de lavar ropa… en 4  vibrantes minutos por día” , mientras mirás la tele y comés tus papas fritas!!!! etc. etc., etc.,   Todo un mundo de  maravillas, realmente…..

Cotidianamente veo hombres  y mujeres,  tanto en el súper, como en las perfumerías y en las farmacias, llenando  sus canastos  con más y más productos para  higiene, belleza y cuidado personal.  Miran las publicidades y creen en sus falsas promesas.  Al no saber realmente lo que necesitan, por las dudas llevan varios, de distintas marcas, todos parecidos pero algo diferentes, como  para ir probando.  

Somos víctimas de la imagen y de la sociedad de consumo…. Muchas veces compramos cosas demás, que jamás vamos a usar, y quedarán tiradas en un rincón del baño hasta su fecha de vencimiento, sin saber ni para qué llegamos sacarlo de la góndola. Pero, quién dijo que todo lo que nos quieren vender lo tenemos que comprar? Quién dijo  que mucho es mejor????  Ni mucho ni más caro, digo yo. 

Para ser bellas,  tener una piel y un cuerpo  saludable, no hace falta gastar una fortuna. Tampoco hace falta creer en todos los “espejitos de colores” que nos quieran vender.  La publicidad tiene como objetivo generarnos necesidades, que muchas veces no tenemos.  Hasta aquí, no veo mayores inconvenientes que el  de dejar nuestro bolsillo bastante magro.  El problema, es que no debemos jugar con nuestro cuerpo.  Probar productos sin ninguna orientación profesional, puede originarnos problemas de salud, en nuestro organismo y en nuestra piel.  El problema menor, sería adquirir un producto que fuera inocuo, que no nos diera resultado alguno.  Pero lo peor, es cuando usamos algo que no es realmente para nosotros, y nos puede generar reacciones alérgicas, manchas, o incluso, el efecto contrario al que queremos lograr. Recordemos el caso de una conocida actriz de nuestro país, en el cual la ingesta de propóleo (algo muy recomendado por aquellos días)  le generó enormes transtornos metabólicos, que jamás pudo revertir.

Todo es atractivo desde el estante, desde la tele y desde las lustrosas hojas de las revistas. .  Pero debemos aprender a comprar.  Esto significa que, en cuestiones de salud y belleza, no podemos “tocar de oído”.  Así como los medicamentos deben estar indicados por el médico especialista, los productos para tratar el acné, las líneas de expresión, la flaccidez, la celulitis, las “manchitas”, la protección de la piel, etc. deben ser sugeridos por los profesionales Dermatólogos, Cosmiatras y Cosmetólogas, pues todo puede tener efectos  indeseables  que podemos prevenir.  No siempre lo que le resultó bien a mi vecina, va a darme beneficiosos resultados a mí.  El boca a boca puede servir para recomendar una película, pero no para la salud.

 La mejor forma de comprar,  es consultando a la profesional que nos orientará en el tratamiento específico para el problema que queremos resolver.  Así, los productos necesarios para nuestra rutina de Higiene, Tonificación, Hidratación y Corrección, no tienen porqué ser ni muchos ni costosos.  Hay líneas específicamente desarrolladas  para el cuidado y la belleza de la piel (desde la salud y no desde el “packaging”) , en base a principios activos que nos darán óptimos resultados con  una menor inversión. 

Sólo si el producto es el que necesitamos, será efectivo.  Los principios activos, la consistencia, la forma de aplicación, tienen que estar de acuerdo con nuestro tipo de cutis, nuestro ritmo de vida y nuestra información.  Sabías, por ejemplo que  una piel grasa, no debe recibir productos oleosos? O que hay  algunos productos de  maquillaje que pueden ser  comedogénicos y generar un campo propicio para el acné?,  o que si usás determinado tipo de  ácidos (que pueden ser fantásticos en un tratamiento de peelling y rejuvenecimiento facial) y tomás sol podés dejar manchas en tu piel?.   Sabés, acaso si sos alérgica a determinados maquillajes y  que existen líneas hipoalergénicas, más aptas para vos?.  Sabés realmente cuál es el tipo y factor de protector solar que necesitás  específicamente  para tu piel,?   Sabés que hay productos de venta libre que prometen hacerte adelgazar y generan terribles “efectos rebote”? Estas son preguntas que sólo una profesional puede ayudarte a responder. 

Informate.  Pedí una consulta con tu  Dermatóloga, Cosmiatra ó Cosmetóloga, para que te asesore sobre los mejores productos para tu piel, que no tienen porqué ser los más caros.
 
Comprá sólo los productos que realmente necesitás para tu cuidado facial y corporal. Los mejores son aquellos que se adecuan a tu tipo de cutis, a las necesidades correctivas que éste presente , a la practicidad  en su aplicación por el  tiempo del que dispongas,  y a las posibilidades de tu bolsillo.

 

Pensá que todo lo que promete resultados mágicos, sólo hará desaparecer mágicamente el dinero de tu bolsillo, mientras que las arrugas y los kilos demás, seguirán allí, justo donde menos los deseás.

 En salud y belleza, ya lo saben,  no existe la magia.  La mayoría de los problemas tienen múltiples causales, por lo tanto no se resuelven sólo con una cremita. Si quieren estar  bien,  sean  realistas y no vayan detrás de las promesas de resultados ideales, ya  que sólo los  acercarán  a la frustración y al descontento y los  alejarán  de sus objetivos..

 Con un poquito de ganas y de esfuerzo vas a lograr resultados posibles,   más que agradables  y, por sobre todo,  duraderos.   Recordá llevar una alimentación variada y saludable (que contenga frutas, verduras, cereales, lácteos  y carnes magras),  tomar el líquido suficiente, realizar alguna actividad física (no extenuante pero sí constante),  reir y buscar motivos para ser feliz, leer algún libro que llene tu espíritu, bailar, jugar con tus hijos o con tus nietos, tomar la medicina que te recomiende el médico y usar los productos que realmente necesitás…. Sólo buscá los productos para mejorar la realidad de tu piel y evitá  los que no vas a usar.


 Con todo esto sí vas a lograr los resultados reales que esperás , evitando correr tras los inaccesibles   ideales que te muestran las fotos de las revistas y que, te aseguro, en su mayoría  TIENEN PHOTOSHOP!!!!!

Silvina C. Chappe
Cosmetóloga-maquilladora profesional
Matr.39504