La guia de Villa Pueyrredón

Jueves 27 Abril 2017

Lunes, 30 Marzo 2009 08:39

Se acabaron las vacaciones Destacado

Escrito por  Silvina C. Chappe
Valora este artículo
(0 votos)

Cómo recuperamos nuestra piel después del sol?

Seguramente, luego de leer mis artículos, han sido más que aplicados en el cuidado de su piel.  Seguramente (seguramente????) se han cuidado lo suficiente como para no traer indeseables “souvenirs” de la playa, como las tan lamentables y poco saludables quemaduras…

Seguramente, luego de leer mis artículos, han sido más que aplicados en el cuidado de su piel.  Seguramente (seguramente????) se han cuidado lo suficiente como para no traer indeseables “souvenirs” de la playa, como las tan lamentables y poco saludables quemaduras… Doy por hecho que  se han aplicado el fotoprotector adecuado para su tipo de piel, se han hidratado lo suficiente, se alimentaron adecuadamente y evitaron tirarse como “lagartijas” en horarios inadecuados y exponerse excesivamente al tan apreciado, radiante, dorado, energizante,  incandescente y hasta agresivo sol de verano.

Si hiciste bien los deberes durante tus divertidísimas vacaciones, no tenés que preocuparte demasiado; pero sino,  habrá que seguir unos cuidados más exhaustivos, para  recuperar esa piel dañada y para que vuelva a verse radiante, sana y vital

Sabemos que el envejecimiento, un fenómeno totalmente natural y fisiológico, puede acelerarse debido a diversos  factores, como los rayos solares, el viento, la arena, el agua salada, la mala alimentación, entre otros.  Las vacaciones, además de ser el momento más esperado del año, también constituyen la oportunidad en la que estamos totalmente expuestos a  las agresiones externas  y,  si nos descuidamos, a lo largo de los años, irán acumulando sus efectos nocivos  en nuestra piel.  

La radiación solar Ultravioleta, es una de las causas más importantes del envejecimiento prematuro, porque genera RL (Radicales Libres) que destruyen los lípidos, las lipo-proteínas y las membranas celulares, entre otros efectos nocivos.  Esto se traduce en una piel visiblemente más gruesa, deshidratada, con pliegues y arrugas , con pérdida de elasticidad y turgencia.  También, se pueden observar  discromías (manchas), se acentúan o aparecen telangectasias, etc..

La piel, luego de la exposición al sol, necesita restaurar el normal funcionamiento de las funciones fisiológicas.  Entonces, debemos realizar tratamientos que tengan por objetivos: hidratar, aportar lípidos y combatir los radicales libres.

Para lograr esos objetivos, lo primero (como siempre sugiero) es la consulta con la Cosmetóloga, Cosmiatra  ó Dermatólogo.  Los profesionales son quienes podemos ayudarlos a detectar la verdadera necesidad que tiene la piel de cada paciente.
En general, se recomienda un tratamiento de recuperación en gabinete y otro simultáneamente,  para seguir día a día en el hogar.

El tratamiento de recuperación de la piel en gabinete,  debe contemplar las siguientes etapas:
1. Diagnóstico,  observación minuciosa para determinar el estado general de la piel y alteraciones como quemaduras, lunares extraños, dolor, picazón etc., en los que se debe consultar al médico dermatólogo.
2. Higiene, con emulsiones y pulidos que facilitarán la penetración de los activos.;
3. Normalización, para ir disminuyendo la congestión, irritación ó inflamación.  Se pueden utilizar máscaras ó geles refrescantes con extractos de vegetales y vitamina E.
4. Hidratación y aporte de lípidos.
5. Protección contra los radicales libres .

Tanto para la hidratación y aporte de lípidos, como para la protección contra los RL, se suelen utilizar Liposomas de Ceramidas, liposomas anti-age ó  liposomas de Vit. E.  Con éstos, se logra mejorar la retención de agua transepidérmica, reestableciendo la función barrera de la misma, dejando la piel suave, fresca y renovada.

En cuanto al tratamiento de recuperación en el hogar, los pasos a seguir son :
1. Higiene
2. Aplicación de algún gel hidroreparador con Vitamina “C”
3. Hidratación y relipidización, utilizando cremas hidratantes con Aloe Vera ó Vitamina “E”.

Los tiempos y la cantidad de sesiones de los tratamientos,  dependerán del estado inicial de la piel, y la evolución en la recuperación de la misma.  Cada caso, es único y requiere un plan  personalizado . 
En esta nota, sugiero este modelo de tratamiento, que  deberá ser consultado con su especialista de confianza.

Tengan presente que nada es mágico en lo que a belleza se refiere.  Es fundamental, para la recuperación de la piel dañada, la continuidad del tratamiento en el hogar.
Cuando el paciente cumple con las indicaciones del profesional, se concurre a las sesiones de gabinete y se sigue la rutina diaria planificada, se pueden observar resultados favorables desde los primeros días de iniciado el  tratamiento.  Se trata de una serie de sesiones y aplicaciones que le devolverán luminosidad, tonicidad y turgencia a la piel, y además, la irán preparando para los primeros fríos otoñales.

Silvina C. Chappe
Cosmetóloga-maquilladora profesional
Matr.39504