La guia de Villa Pueyrredón

Miércoles 22 Noviembre 2017

Lunes, 01 Junio 2009 08:41

El deber de abstenerse a ser padres Destacado

Escrito por  Laura Vanesa Chappe
Valora este artículo
(0 votos)


A diario se leen noticias penosas que dan cuenta de nacimientos poco felices a consecuencia de inconscientes o indeseadas concepciones que devienen en padres monstruos, abandónicos y ausentes trasladándose todo ese peso a niños que no han pedido nacer.

Cuando el derecho a ser padres se convierte en el deber de abstenerse a ello.

A diario se leen noticias penosas que dan cuenta de nacimientos poco felices a consecuencia de padres que no pensaron lo que hacían al momento de una inconsciente concepción y luego, devienen en padres monstruos, en abandónicos, en ausentes, en nada, trasladándole todo ese peso a pequeños e indefensos niños que no han pedido nacer, y quedan desangelados... dejando allí, donde la vida puede ser un milagro, el sabor amargo de un futuro incierto.
Tal es el caso del hijo de una madre soltera y desempleada de Moscú que pasadas las tres décadas, y 280 kg, trajo a la vida a un pequeño colmado de angustias...
Igual reflexión me genera un cuadro de situación donde sus protagonistas pasan necesidades económicas, emocionales, sanitarias, adictivas... y frente a ello no evalúan que pueden perjudicar a un Hijo que no existe, más no controlan su natalidad y procrean… sólo porque la naturaleza es injustamente pródiga.
Y ahora qué podrán hacer?? Y ahora son –con suerte- dos los que pasarán necesidades, angustias y quedarán huérfanos de contención.
"Una mujer de 280 kilogramos de peso dio a luz en un hospital de Moscú en la 34 semana de gestación a un niño de 2,45 kilos, publica hoy el diario Moskovski Komsomólets.
El bebé, que nació por cesárea el pasado día 15, será trasladado en breve a la unidad de neonatología de una clínica de Moscú.
El recién nacido, que pasó sus primeros días en una incubadora, tuvo que ser alimentado mediante una sonda especial, pero ahora ya toma del biberón.
Tan pronto como los médicos supieron que Nona, de 35 años, esperaba un bebé, le aconsejaron interrumpir el embarazo por el peligro que suponía para la vida de la madre, que entonces pesaba 240 kilos.
Los doctores calificaron de milagro el embarazo de Nona, quien se opuso desde un primer momento a abortar de forma voluntaria e incluso firmó un documento en el que eximía de toda responsabilidad a los médicos por los posibles problemas durante la gestación y el alumbramiento.
En la semana 34 de gestación, un equipo de doctores dirigido por el ginecólogo Mark Kurtser, decidió realizar una cesárea a la madre, después de constatar un empeoramiento en su estado de salud.
La primera dificultad fue la anestesia, ya que los médicos temían que la más mínima imprecisión en la dosis pudiera tener consecuencias irreparables para la madre, cuya actividad cardiovascular estaba al límite.
Además, para llegar al feto, los cirujanos tuvieron que traspasar con el bisturí tres capas de grasa.
En tanto, los médicos todavía no han logrado estabilizar la presión arterial de la madre que, a pesar de todo, ya se levanta de la cama y se pasea, aunque con dificultad, por los pasillos de la clínica.
Nona, que ha decidido llamar Richard a su pequeño, está contenta, pero como madre soltera es consciente de las grandes dificultades que le esperan para educar a su bebé".

Mi conclusión.
De mi parte tengo la convicción de que cuando no existen las mínimas condiciones de poder responsabilizarse por otro, el primero debe pensar antes de andar un camino, que no tiene retorno, ni felicidad, para nadie. Estás en problemas económicos, tienes una enfermedad incurable, transmitirías una enfermedad genética, no tienes contención emocional, fuiste víctima de alguna aberración que te impidió que te desarrollaras plenamente…entonces, evitá trasladar tu propia carencia en un bebé indefenso que no nace sino es que lo atraes a una vida falente…
Ida y vuelta.

Y vos, qué opinás??
Cuándo el derecho a la procreación se convierte en un deber de no procrear??

Dra. Laura Vanesa Chappe
 
4572-3545 / 15-6684-8855

Esteticista - Silvina Chappe