La guia de Villa Pueyrredón

Martes 12 Diciembre 2017

Lunes, 30 Marzo 2009 08:56

Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos Destacado

Escrito por  Dra. Laura Chappe
Valora este artículo
(0 votos)


A partir de la reciente sanción de Ley que instaura el Régimen de Mediación previa al inicio de los procesos judiciales, me pareció interesante compartir con los lectores el concepto de mediación como método alternativo de resolución de problemáticas humanas.

A partir de la reciente sanción de la Ley 13.591, que instaura el Régimen de Mediación previa al inicio de los procesos judiciales en la mayoría de los ámbitos, exluyendo expresamente ciertos conflictos-, es que me pareció interesante compartir con los lectores, el concepto de mediación, como método alternativo de resolución de problemáticas humanas, recordando que la ley de mediación en el ámbito capitalino, fue sancionada en el año 1995, la Ley 24.573 y su aplicación tiene resultados dispares –en cuanto a su utilidad o no-.

Hay colegas que suponen que el “verdadero abogado”, ya implementaba herramientas concernientes a la mediación “antes” de que sancionaran la mencionada ley, y que el proceso previo y obligatorio, sólo importa un paso anterior, que demora innecesariamente la resolución judicial del conflicto.

Otros, opinan que es útil, puesto que es un ámbito propicio para que las partes revisen la solución de los problemas que les atañen, sin tener que involucrarse en un procedimiento judicial, que denota ciertas características harto desgastantes –tiempo incierto, recursos significativos, incertidumbre, inutilidad-.

Para mí, la Mediación es un paso previo de utilidad, que puede ser más eficaz, conforme sea llevado a cabo por profesionales idóneos que se involucren con la búsqueda sincera de una solución posible para los sujetos de la misma.

No es útil, la presencia pasiva del mediador, puesto que así, las partes sentirán que sólo están perdiendo su tiempo, y que se encuentran harto indefensas, sin más.

Concepto de Mediación:
La mediación puede ser analizada como un proceso negocial estratégico, estructurado y con desarrollo en el plano del discurso, dirigido por un tercero neutral sin potestad para atribuir, que busca opciones que proporcionen una razonable satisfacción a los actores de una relación social con objetivos total o parcialmente incompatibles.
Es un proceso: Porque involucra un conjunto de etapas sucesivas y de operaciones de las personas intervinientes, cuyo fin es la obtención de resultados determinados. (Calcaterra, 2002, p. 33) A diferencia de los procesos judiciales, el proceso de mediación carece de formalidad y de rigidez.
Es negocial: las decisiones son comunes a todos los actores y tomadas por consenso, en base a la información intercambiada por actores y terceros.
Es estratégico: el mediador –si actúa activamente en la misma- organiza un plan general de trabajo, fijando metas y eligiendo tácticas concretas para lograr esas metas.
Es estructurado: sólo en el sentido que sus etapas deben ser agotadas, o al menos suficientemente desarrolladas, antes de pasar a la siguiente, sin perjuicio que pueda volverse sobre una etapa anterior si se considera necesario. (Calcaterra, 2002, p. 35)
Es un proceso en el discurso: En él predomina la oralidad y no se dejan registros escritos, pero además, se basa en la potencialidad transformadora del diálogo, ya que por lo general, el conflicto no está en los hechos, sino en las historias que relata cada actor, que a la vez, dependen de la percepción que cada uno tiene del conflicto.
Está dirigido por un tercero neutral, entendida la neutralidad como imparcialidad, o sea la actitud del mediador de no favorecer a ninguno de los actores, ya que carece de intereses en el resultado del conflicto, y entendida también como equidistancia. Este tercero en ningún caso atribuye derechos a los actores y no tiene poder de decisión, más que el suficiente para conducir el proceso.
Conclusión:
En la actualidad, tenemos dos leyes que rigen en el ámbito de la Capital Federal y de la Provincia de Buenos Aires, que instauran a la mediación, como un procedimiento previo a la iniciación del reclamo judicial de los sujetos de derecho.

Su eficacia depende de la predisposición de las partes, y de la idoneidad del mediador, que esté dispuesto a fijar cuantas audiencias sean necesarias para agotar esta vía, con actividad útil, tendiente a escuchar y solucionar el problema de las partes –sin pejuicio de que serán éstas las que acomoden la solución más conveniente a las dos-.

Dra. Laura Vanesa Chappe
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
www.abogadalaurachappe.com.ar
4572-3545 / 15-6684-8855

Esteticista - Silvina Chappe